La lluvia nunca cae hacia arriba
by on diciembre 14, 2015 10:19 PM in Blog

Esta afirmación la cantaba el cantautor canario Pedro Guerra, me lleva a reflexionar sobre ciertos aspectos sociales actuales.

Cuando se comienza a escribir una bitácora personal en la mayoría de los casos el primer gran problema con el que te encuentras es ¿cuál puede ser mi primer post?, pues ahí va.

Mis anteriores blogs eran de música. Este, al estar ubicada en mi sitio personal, tengo la intención de que la música tenga su hueco, en mi vida es algo innato, y sobre todo, buena parte del motor de mi vida, no la entiendo sin música. Asistir a un concierto es una vía de escape, para mí, muy necesaria.

Pero este primer tuit tiene como objetivo el valorar algunos aspectos sociales deribados de mi trabajo diario. ¿sabéis? soy archivero, me siento muy orgulloso de servir de nexo de unión para que mucha información no se pierda en el olvido. Me cuesta mucho entender mi profesión sin que una persona pueda tener acceso a los documentos de un archivo.

No hay mayor satisfacción para un archivero, cuando un usuario sale por la puerta con la información recibida de forma correcta, tanto para una investigación, como para, simplemente, tener constancia gráfica de un familiar.

Trabajo con una documentación relativa a la educación. Debemos recordar que, en la vida de una persona, la época escolar será siempre la más recordada ¿quién no recuerda algo sobre su etapa escolar?, un compañero, un profesor etc.

Debemos ser los propios profesionales de los archivos, los que debemos sentirnos orgullosos de nuestro trabajo, y del servicio que damos a la sociedad, sea desde un centro de carácter histórico, o desde uno de carácter interno que da servicio a una institución en su día a día.

Debemos de reivindicarnos como el pulmón necesario que deja respirar al resto de departamentos de una institución, o de un usuario externo, con el fin de ser imprescindibles. Para ello se debe contar, en primer lugar, con la formación necesaria, para esta, los centros universitarios son, a día de hoy, el aire que deja funcionar ese pulmón. En segundo lugar, son los medios con los que cuenta el archivero. Esta etapa de crisis, ha supuesto que los profesionales hayamos tenido que sacarnos las castañas del fuego “a coste 0”.

Busquemos, entre todos, y en esta época de que la sociedad demanda cada vez más transparencia, el sitio óptimo que el archivo debe ocupar en la sociedad, y para ello debemos comenzar nosotros mismos, rompiendo el caparazón que muchas veces, nos tiene coaccionados.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

2014 JamSession © All rights reserved.